Los CFDs son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 81.7% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero al operar CFDs con este proveedor. Debes considerar si comprendes cómo funcionan los CFD y si puedes permitirte asumir el alto riesgo de perder tu dinero.

US

Elección en Estados Unidos: Por qué una ola azul podría ser el caso más alcista para el USD

Sean MacLean
Research Strategist
17 sept 2020
La elección en Estados Unidos y la decisión entre Donald Trump y Joe Biden se acerca cada vez más. A seis semanas de distancia, vemos un dólar estadounidense más débil y una fuerte bolsa de valores en Estados Unidos.

El caso alcista para los mercados es un resultado electoral que promueva el crecimiento, entonces ¿cómo podrían reaccionar los mercados ante los posibles resultados del 3 de noviembre?

En última instancia, tenemos cuatro posibles resultados para el día de las elecciones: una repetición del escenario actual (rojo), una ola azul, un gobierno dividido o un resultado impugnado/demorado. Recientemente hemos visto lo problemático que puede ser un gobierno dividido, con los demócratas y republicanos de la Cámara de Representantes incapaces de ponerse de acuerdo en un paquete de ayuda fiscal. En última instancia, un gobierno con control total del Congreso es el escenario alcista para los mercados y una ola azul podría ser aún más alcista que el control republicano, ya que los demócratas han dejado claro que están dispuestos a aumentar el déficit y gastar en grande.

Entonces, a seis semanas de las elecciones, ¿cómo se posicionan los mercados? Tenemos el índice del dólar estadounidense (USDX) en su nivel más bajo en dos años, en gran parte debido a la postura cada vez más dovish de la Reserva Federal, pero es una tendencia que podría continuar hasta las elecciones. El oro (XAUUSD) se ha consolidado entre 1920 y 1980 después de alcanzar una serie de máximos históricos en agosto. El metal precioso se mantiene lateral, esperando un catalizador para romper el rango. Las acciones estadounidenses se mantienen fuertes a pesar de la rotación de la semana pasada fuera de las tecnológicas y los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos siguen siendo bajos, con tasas reales que lentamente se adentran en territorio negativo.

Posiblemente el par de divisas más importante para observar a medida que se acerca la elección sea el USDJPY. Este par de divisas tiene un historial de sensibilidad a las elecciones en Estados Unidos, generalmente cayendo antes de las elecciones debido a la búsqueda de refugio seguro y la cobertura de riesgos, para luego revertirse una vez que se calman las aguas. En el gráfico semanal, encontramos que el precio se encuentra en un canal descendente que ha mantenido durante 14 semanas. La caída constante refleja la debilidad generalizada del dólar estadounidense, pero también respalda la tendencia de fortaleza del yen japonés antes del día de las elecciones. Es posible que el dólar estadounidense también tenga dificultades para encontrar compradores hasta que se conozca el resultado de las elecciones. Por lo tanto, si el canal bajista del USDJPY se mantiene a medida que se acerca la elección, puede ser la noticia del día de las elecciones la que proporcione el catalizador para una ruptura al alza o a la baja.

En el corto plazo, estaré atento a una ruptura del soporte en 105.30 en base al cierre para fomentar el próximo movimiento a la baja, con un objetivo cercano a 104.22, aún dentro del canal descendente.

S&P 500: ¿Las acciones estadounidenses tienen la clave?

Las acciones estadounidenses han desafiado las probabilidades y han borrado las pérdidas causadas por la pandemia. El NAS100 comenzó a establecer nuevos máximos históricos en junio y el S&P 500 (US500) en agosto.

Hay una razón por la cual Trump enfatiza una y otra vez el NAS y el S&P: un mercado de valores positivo generalmente es una buena noticia para el presidente en funciones. De hecho, el 90% de las veces desde 1928, el presidente en funciones ha ganado un segundo mandato cuando el US500 ha sido positivo tres meses antes de las elecciones. El presidente ha llegado incluso a promover la idea de que una administración demócrata perjudicaría al mercado de valores, y aunque no hay una razón real para justificar eso, muestra la conciencia de Trump de que el mercado de valores puede ser un ganador en las elecciones.

A pesar de la reciente venta de tecnológicas y la rotación hacia acciones rezagadas, el US500 se mantiene fuerte y hasta ahora ha encontrado soporte en la media móvil exponencial de 50 días (línea morada). Sin embargo, el precio está luchando por superar el nivel de 3400, que representa los máximos previos a la pandemia. Si las acciones comienzan a deteriorarse, un cierre diario por debajo de la media móvil exponencial de 50 días me preocuparía, al igual que las probabilidades de reelección de Trump.

Entonces, ¿estamos viendo una eventual reevaluación de la línea de tendencia de febrero a septiembre (negra)? ¿O esto es el comienzo de algo siniestro? Dejaré que los aspectos técnicos se desarrollen antes de tomar una posición al respecto.

Escenarios electorales

Acciones estadounidenses fuertes y un dólar estadounidense débil, al menos por ahora. Entonces, ¿cómo podrían moverse estos mercados según los posibles resultados de las elecciones en Estados Unidos?

Trump y una repetición del escenario actual (rojo)

Recordemos el año 2016, cuando los mercados estaban nerviosos por lo que significaría una presidencia de Trump para los mercados. Sin embargo, rápidamente recuperaron su confianza cuando Trump comenzó a sonar "presidencial" y su postura pro-negocios fue mejor comprendida.

Una victoria de Trump en noviembre, con una mayoría en el Congreso, sería un caso bastante alcista para los mercados. Es el escenario de status quo, ya que los mercados saben qué esperar, y aparte de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la política de Trump ha sido favorable para los negocios y los mercados.

Pero por muy favorable que haya sido la administración para los negocios, lo que realmente necesitan los mercados es crecimiento para salir de la recesión causada por la pandemia. Si bien los recortes de impuestos corporativos de 2017 se financiaron en su mayoría con déficit y el apoyo fiscal de este año ha sido récord en tamaño, los republicanos de la Cámara de Representantes no están dispuestos a gastar tanto como los demócratas.

Las encuestas también sugieren que una ola roja es poco probable. Si bien Trump podría ganar nuevamente la Casa Blanca, es probable que los demócratas mantengan su mayoría en la Cámara de Representantes, lo que causará problemas para aprobar nueva legislación y paquetes de recuperación.

Biden y una ola azul

Contrariamente a las creencias convencionales, una ola azul podría ser el caso más alcista para el USD y las acciones estadounidenses en estas elecciones. Si bien se percibe al Partido Demócrata como menos amigable con Wall Street y Biden ha hablado de aumentar los impuestos corporativos, los mercados castigan menos a las monedas cuyos gobiernos tienen déficits cada vez más grandes en estos días, y los demócratas están dispuestos a gastar en grande.

La fórmula Biden-Harris ha propuesto un paquete de infraestructura de $2 billones, en su mayoría financiado con déficit, y las recientes negociaciones en la Cámara de Representantes muestran que los demócratas están dispuestos a gastar más que los republicanos. La Reserva Federal no puede generar una mayor inflación por sí sola, y los bancos centrales de todo el mundo han enfatizado la necesidad de un gasto fiscal para liderar la recuperación, por lo que la fórmula demócrata de 2020 podría ser el caso alcista para el crecimiento y el rendimiento superior de Estados Unidos.

El gasto en infraestructura crearía empleos, apoyaría a las empresas y, con suerte, generaría presiones al alza en los salarios y los precios. Si bien las acciones energéticas y financieras podrían tener dificultades bajo las políticas demócratas, un sólido caso de crecimiento impulsaría los sectores de productos básicos y discrecionales para el consumidor. Y a medida que la economía de Estados Unidos comienza a superar al resto del mundo, el capital comienza a fluir hacia Estados Unidos, impulsando al USD y las acciones estadounidenses.

Si el resultado del 3 de noviembre es una ola azul indiscutible, es posible que aún veamos el típico pánico en los mercados, sin embargo, esperaría que sea de corta duración y que se presente una oportunidad de compra.

Gobierno dividido

Actualmente, el gobierno de Estados Unidos está dividido, con una Casa Blanca republicana y una Cámara de Representantes demócrata. Recientemente hemos visto los estancamientos que puede causar esta configuración al intentar aprobar paquetes fiscales cruciales.

Bajo un gobierno dividido, se puede lograr menos y las respuestas a las crisis pueden ser más lentas, lo cual es particularmente preocupante cuando se intenta salir de una crisis económica como la que estamos viviendo actualmente.

Entonces, si bien una administración mixta podría evitar que una administración de Biden aumente la tasa impositiva corporativa y tome medidas enérgicas contra la industria de los combustibles fósiles, también podría impedir la implementación de paquetes de estímulo y obstaculizar la recuperación, lo que perjudicaría al USD y a las acciones estadounidenses.

Elección impugnada

Trump ha sembrado las semillas de un fraude electoral con votos por correo o una elección amañada, insinuando que no renunciará al poder tan fácilmente si los resultados son ajustados. El recuento más lento de los votos por correo también podría llevar a los republicanos a reclamar la victoria en base a los resultados iniciales antes de que los votos por correo inclinen el resultado hacia el azul. Todo esto es una receta para la volat

¿Listo para operar?

Comenzar es fácil y rápido – incluso con un depósito pequeño. Aplique en minutos con nuestro simple proceso de solicitud.

Pepperstone no representa que el material proporcionado aquí sea exacto, actual o completo y por lo tanto no debe ser considerado como tal. La información aquí proporcionada, ya sea por un tercero o no, no debe interpretarse como una recomendación, una oferta de compra o venta, la solicitud de una oferta de compra o venta de cualquier valor, producto o instrumento financiero o la recomendación de participar en una estrategia de trading en particular. Recomendamos que todos los lectores de este contenido se informen de forma independiente. La reproducción o redistribución de esta información no está permitida sin la aprobación de Pepperstone.